Sexo con robots

sexo-robot

Pero el aspecto humanoide de esos robots y sus propias funciones plantea nuevos aspectos de esa relación con estas máquinas que algún día podrían ser mucho más que eso. Pasarían de ser un objeto o herramienta más a algo que modificaría nuestra propia esencia: la responsabilidad con el resto de la humanidad a la que aluden los detractores de los robots sexuales es un argumento difícil de rebatir, como también lo es el que utilizan los creadores de estos robots, que simplemente plantean una solución a un problema y la oferta a una demanda muy real.

El escritor David Levy ya trató el tema en profundidad en 2007 en su libro “Love and Sex with Robots: The Evolution of Human-Robot Relationships“. En aquel texto este autor dejaba claro que “el amor a los robots será tan normal como el amor a otros seres humanos“, y esa predicción parece ahora más real que nunca, porque según dice Levy, las máquinas son ya parte evidente de nuestra vida sexual.

Hay un número cada vez más grande de gente que encuentra muy difícil generar una relación, y esto llenará ese vacío

¿Enfermedad mental o un hábito más?

Para conocer este nuevo tipo de sexo, es primordial diferenciar los comportamientos que puedan tener las personas que lo practican. Básicamente hay dos posibilidades desde el punto de vista psicológico: la parafilia y el hábito.

Hablamos de parafilia cuando alguien tiene un comportamiento sexual que practica por puro placer. Es muy sencillo identificar a los adeptos a la robofilia, pues este tipo de personas sólo se excitan con robots u objetos similares y, por el contrario, no lo hacen, ni pueden hacerlo, con personas. No obstante, según afirma nuestro especialista, “las personas parafílicas son muy pocas y, por ello, no saldría rentable lanzar un negocio relacionado con esto”. Algo que no es igual si hablamos del hábito.

Se trata de un simple hábito cuando los practicantes son personas que tienen sexo con robots como una conducta sexual más entre todas las que alguien pueda llegar a tener. Su objetivo es disfrutar de tener relaciones con autómatas como una nueva experiencia, un nuevo juego o una forma más de consumo sexual.

http://www.elmundo.es/f5/comparte/2017/06/11/59398852468aeb51638b45a5.html?cid=MOTB23701

 

Fuente :

https://www.xataka.com/robotica-e-ia/hay-quien-quiere-construir-una-etica-del-sexo-con-robots-y-prohibirlo-claro

http://www.elmundo.es/f5/comparte/2017/06/11/59398852468aeb51638b45a5.html?cid=MOTB23701

Deja un comentario